ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

19/4/16

Jesús y su familiaridad con el Padre





"Las obras que yo hago en nombre de mi Padre, 
ésas dan testimonio de mí" 
(Jn 10,25)   


El pueblo reconoce la voz de aquellos evangelizadores que huelen a oveja, recuerda el Papa Francisco. 
Esto ocurría con Jesús por su proximidad con todos. 
Que era también familiaridad total con el Padre:  «Yo y el Padre somos uno»
De esta comunión con el Padre proviene una certeza:  «no perecerán para siempre  y nadie las arrebatará de mi mano». 
Como a los interlocutores de Jesús, podría ocurrirnos que lo hayamos oído muchas veces y que no acabemos de creerlo.  
- Ayúdanos, Señor, 
a cultivar la familiaridad con el Padre 
y con cada uno de sus hijos e hijas, hermanos nuestros.


Jesús vive una experiencia fuerte de enfrentamiento con las autoridades judías. 
No hay manera de entenderse.   
Cada uno aporta sus razones.   
Jesús apela entonces a las obras, que hablan más claramente que las palabras.

No juegues a vivir,   
¡Vive!   
Métete en el corazón de la vida.

Actúa con gratuidad; las personas valen mucho más que las cosas.      


Te alabo y te bendigo, Jesús.   
Tú estás a favor del ser humano, 
aunque eso te acarree persecución.   
Que tu vida atraiga a muchos a seguirte. 
  

“La naturaleza está llena de palabras de amor” (LS 225).
  

Pero ¿cómo podremos escucharlas en medio del ruido constante, de la distracción permanente y ansiosa, o del culto a la apariencia? 
Nos puede ayudar la percepción, que es una experiencia totalmente nueva. 
Con la percepción no necesitamos lograr nada. 
La presión por lograr eficacia, el tener que hacer algo trae consigo miedo y angustia. 
En la contemplación no necesitamos lograr nada. 
Elegimos estar. 
No pretendemos hacer, sino ser.

No hay comentarios: