ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

22/10/10

Los nuevos ministros prometen sus cargos

Esta noche quisiera compartir con todos los que lean este post la necesidad de que todos estamos llamados a vivir la alegría de saberse amados y queridos por el Señor. Cuando uno pone su mirada en Jesucristo crucificado comprueba el gran amor de Dios para con los hombres. Alguien de la Junta de Andalucia se preguntaba  en el Twittter que hacia un Crucifijo al lado de la constitución.
De verdad que me da mucha pena que cada vez haya más enemigos de la Cruz de Cristo en esta tierra que cuando llega la primavera se desvive con las procesiones en las calles.
Qué nos esta pasando.  La fe es un encuentro personal con Jesús de Nazaret, y si eso no se da  la fe se convierte en una tradición que nada tiene que ver con mi vida. 

12/10/10

María, madre de todos los pueblos, estrella de la Evangelización

Nuevo canónigo Maestro de Liturgia

El sacerdote Juan Francisco García Rodríguez, nuevo canónigo Maestro de Liturgia de la Catedral de Huelva


El domingo, 3 de octubre, el sacerdote Juan Francisco García Rodríguez, que por muchos años ha sido párroco de San Jorge Mártir, de Palos de la Frontera, tomó posesión de su asiento como Canónigo Maestro de Liturgia de la Santa Iglesia Catedral de Huelva, rodeado del cabildo catedralicio y de familiares y amigos que le han acompañado a lo largo de sus más de treinta años de sacerdocio.

1/10/10

¡Vivir de amor!

“Sin Mi no podéis hacer nada”.

Nosotros, indignos siervos tuyos, 
agradecidos por tus múltiples y grandes beneficios, 
te alabamos, te bendecimos, te rendimos gracias y exaltamos Tu misericordia, 
clamando a Ti con humilde amor. 
¡Gloria a Ti, que eres nuestro bienhechor y nuestro Salvador!
Señor, Jesucristo, Hijo Unigénito del Eterno Padre. 
Que dijiste con Tus labios purísimos: “Sin Mi no podéis hacer nada”. 
Señor, Dios mío, acogiendo con fe en mi alma y corazón Tu divina palabra,
recurro humildemente a Tu bondad;
ayúdame a mi pecador, a fin de que por Tu gracia, concluya la obra que voy a empezar.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
¡Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador!

(Oración ortodoxa)