ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

28/12/10

Por las Familias ♥♥♥

«¿Cuál es el propósito de la vida?».

«El principal propósito de la vida es incrementar, de acuerdo con nuestra capacidad, el conocimiento de Dios y ser movidos por él a la alabanza y la acción de gracias. Hacer como decimos en el Gloria in Excelsis: te alabamos, te bendecimos, te adoramos, proclamamos tu gloria, te damos gracias por la grandeza de tu esplendor. Y en los momentos de exaltación podemos invocar a todos los seres creados para que se nos unan en el coro hablando en su nombre, como se hace en el salmo 148, y en el Canto de los Tres Niños en Daniel: alabad al Señor... todas las montañas y las colinas, Todos los huertos y los bosques, todas las criaturas que reptan y los pájaros que vuelan».
(J.R.R. Tolkien)

25/12/10

FELIZ NAVIDAD

Acabo de celebrar con mi comunidad Parroquial la celebración gozosa del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. De nuevo ha resonando en nuestros oídos el anuncio de los ángeles a los pastores: «Os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor».

El amor de Dios se ha manifestado en la ternura de un niño pequeño en brazo de su madre junto a su esposo. En aquel pesebre se ha manifestado la gloria de Dios. María sonríe junto a José su esposo porque Dios ha sido bueno con ellos. El Salvador del mundo ha nacido en Belén.

Dios se ha hecho cercano a quien tenga un corazón abierto a las sorpresas, como los pastores. Dios siempre nos sorprende a nosotros, que buscamos la felicidad no siempre donde verdaderamente se le encuentra. 

Él nos espera siempre en la Eucaristía, acudamos como los pastores al portal, ha recibir el Pan bajado del cielo.

Os deseos a todos una FELIZ NAVIDAD.

Acojamos al Niño. En ese niño aprendemos un camino para la verdadera felicidad: la humildad. Bonita lección ¿verdad?

17/12/10

La 'Historia Digital del Nacimiento de Jesús'

Un vídeo creado por una agencia de publicidad portuguesa sobre el nacimiento de Jesús constata que "los tiempos cambian pero el sentimiento sigue siendo el mismo". Usando las redes sociales, google y otros canales, relata la historia que culmina con la adoración de los Reyes Magos.

15/12/10

Navidad fiesta de regalos y comidas.

Fiestas de gastos. Este era el comentario que he escuchado esta mañana. 
Para muchas gentes, eso es la Navidad, unas fiestas que vienen a vaciarnos los bolsillos.  
Navidad fiesta de regalos y comidas.
Y mientras tanto Jesús, el protagonista, nos contemplará sonriendo 
desde los regazos de María al lado de José.
En estos días busquemos el silencio y vayamos al portal. 
Como los pastores llevemos al Niño lo que somos. 
Él no necita tanto, te quiere a ti.
Ante el Niño descubrimos que el único camino de la felicidad  es el de la humildad. 
Aprendamos de María y José.

14/12/10

LA VOCACIÓN


Lo mejor que me ha ocurrido en mi vida es haber conocido al Señor. Sería mejor decir, que Él ha salido a mi encuentro. Porque la iniciativa es suya. Siempre ha sido así. Él ha ido poniendo acontecimientos y personas en mi vida que de una manera u otra me han conducido hacia Él.
Conocer el amor de Dios me ha llevado a plantear mi vida de una manera distinta a como lo tenía planeada. El Señor trastocó  mis planes y me llamó a seguirlo.
La vocación, todo un don por parte de Él, sin mérito por mi parte. Como dice san Pablo: Doy gracias a nuestro Señor Jesucristo, porque me ha fortalecido y me ha considerado digno de confianza, llamándome a su servicio(1 Tm 1,12).
En estos años  he comprobado que Él siempre ha ido por delante. Todo ha sido para mí bien.
¡Gracias Señor!
Tampoco quiero olvidar en mi vocación, la importancia de la Virgen María, la pequeña doncella de Nazaret. Ella, refugio de las almas débiles, me ha enseñado a querer y seguir a su Hijo.
¡Bendita María, Madre mía y Madre nuestra, ruega por nosotros!

13/12/10

Ángeles de Dios

ÁNGELES DE DIOS (letra)

Si sientes un murmullo muy cerca de ti,
un ángel llegando para recibir
todas tus oraciones y llevarlas al Cielo.

Así, abre el corazón y comienza a alabar
el gozo del cielo todo sobre el altar,
hay un ángel llegando y bendición en sus manos.

                          CORO                                     

Hay ángeles volando en este lugar,
en medio del pueblo y junto al altar,                                                                          
subiendo y bajando en todas las direcciones.

No sé si la Iglesia subió o si el Cielo bajó,                                                                               
si sé que está lleno de ángeles de Dios,
porque el mismo Dios está aquí.

Cuando los ángeles pasan la Iglesia se alegra,
ella canta, ella llora, ella ríe y congrega,
enfrenta al infierno, disipa el mal.

Siente la brisa del vuelo de tu ángel ahora,
confía hermano pues esta es tu hora,
la bendición llegó y te la vas a llevar.

Extiende Tu Mano Señor

3/12/10

La esperanza en aquel que es Padre fiel y bueno

“Ten Compasión de nosotros, Hjo de David”
 
Jesús bendito, mi esperanza, mi expectativa, mi amor, tengo que decirte una cosa, algo sobre ti, una palabra llena de dolor y miseria. Tú eres el Verbo, el único engendrado del Padre no-engendrado, hecho carne por mi, Palabra salida del corazón del Padre, Palabra pronunciada por el Padre una sola vez (cf Hb 9,26), Palabra a través de la cual “en los últimos días” (Hb 1,2) tu Padre celestial me ha hablado, dígnate escuchar, tú, Palabra de Dios, la palabra que abundantes deseos hacen salir de mi corazón. Escucha y ve: mi alma está triste y turbada cuando cada día me dicen: “¿Dónde está tu Dios?” (Sl 41,4). No puedo responder nada, temo que no estés aquí, no siento tu presencia.
     Mi corazón arde en deseos de ver a mi Señor. ¿Dónde están, en efecto, mi paciencia y mi constancia? Eres tú, Señor, Dios mío, y ¿qué voy a hacer? Te busco y no te encuentro; te deseo y no te veo; te persigo y no te alcanzo. ¿Cuál es mi fuerza para que te pueda tener? ¿Hasta dónde puedo soportar? ¿Hay algo más triste que mi alma? ¿Algo más miserable? ¿Algo más probado? ¿Crees tú, amor mío, que mi tristeza se cambiará en gozo cuando te veré? (Jn 16,20)… “Habla, Señor, que tu siervo escucha” (1S 3,9). ¡Señor, mi Dios, que yo pueda escuchar lo que tu me dices. Di a mi alma: Yo soy tu salvación! (Sl 84,9;34,3). Dime algo más, Señor, y habla de manera que yo pueda escuchar: “Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo” (Lc 15,31). ¡Ah!, Verbo de Dios Padre, eso es lo que he querido escuchar.
Hildebrando (siglo XIII), monje cisterciense
‘Opúsculo sobre la contemplación’

"Es nuestro mejor amigo, el único amigo verdero".

¡Oh, mi Señor y mi Salvador, en tus brazos me siento seguro! 
Estando contigo, nada temo;
pero si me abandonas, ya nada puedo esperar.
No sé qué es lo que me va a pasar desde ahora hasta el momento de mi muerte,
no sé nada de mi futuro,
pero me fío de tí.
Descanso totalmente en ti porqué tú conoces lo que es bueno para mí,
y yo no lo sé.
                     (Beato John Henry Newman)