ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

31/3/17

Conocer a Cristo





“Yo no vengo por mi cuenta, 
sino enviado por el que es veraz” 
(Jn 7,28)  



Jesús se sabe enviado.

Eso le da fortaleza para no sucumbir en las horas difíciles.

Se fía del Padre.

Sabe que su palabra no engaña.

La experiencia que tú hagas de Dios es fundamental para mantenerte fiel en las horas oscuras de la vida.

Saber que el Padre está contigo te ayuda a no abandonar la fe.   


Jesús, tú nunca nos abandonas.

Nos alientas para que no desfallezcamos ante los fracasos.

Nos alegra repetir cada día:

“Sé de quién me he fiado”.
 

Los judíos no creen que Jesús sea el Mesías porque, tal como solemos hacer los humanos, juzgan por las apariencias y por lo que creen saber.

Se equivocaban y nos equivocamos.

Jesús afirma que es digno de crédito porque el Padre le ha enviado y actúa en el mundo tal como el Padre actúa.

No le creyeron.

Tampoco nosotros creemos que hemos sido enviados para hacer las obras del Padre.

Todos tenemos nuestra hora.
La hora de la fidelidad hasta el extremo.
La hora del testimonio pleno de fidelidad bautismal.
La hora del testimonio de una vida vivida en medio de contradicciones.
Pero también la hora de una vida vivida en plena fidelidad a Dios.
No somos dueños de esa hora.
Pero sí somos dueños de nuestra libertad en aceptarla.
Pero sí somos dueños de dejarnos sacrificar como testimonio de Evangelio.

Queda poco tiempo de Cuaresma.

Revisa: ¿cómo está tu corazón ahora?
¿Estás preparado para la Pascua?
 



Si no hablas con Dios en la oración, no lo conocerás


Señor Jesús, aseméjame a Ti, lléname de tu amor y enséñame a ser incómodo para los demás como lo fuiste Tú. 

Que mi vida rezume tanto amor como la tuya y que esa inundación de ternura y bondad resulte abrumadora para todos aquellos que viven encerrados en su egoísmo y prepotencia. 
Que tiemblen cuando me acerque porque mi simpleza y mi amor les hagan sentirse descubiertos y les empuje a cambiar de vida.

Amén

30/3/17

¿Creyentes o «creídos»?






“Las obras que el Padre 
me ha concedido llevar a cabo, 
esas obras que hago dan testimonio de mí” 
(Jn 5,36)  
 
Las obras de Jesús reflejan lo que Él es.
Jesús pretende comunicar vida, como el Padre; trabajar para que llegue la nueva humanidad, como el Padre; mostrar cercanía a todos los desvalidos, como el Padre.
Mira tus obras.
¿Qué dicen de ti?
¿Qué dicen de Dios?
¿Abren porvenir a los que no lo tienen?
¿Nacen de la intimidad con el amor gratuito del Padre?   

Dios conoce lo que hay en tu corazón no puedes engañarlo

Señor, dame unos ojos capaces de ver la realidad como novedad.
Enséñame la cultura del diálogo, en vez de la cultura del aislamiento.

De tanto leer y meditar los textos bíblicos puede pasarnos algo parecido a lo que acusa Jesús a los judíos: son incapaces de descubrir el mensaje.
Saber ver en cada texto la presencia de Cristo en el mundo y en nosotros mismos, es la llamada de Jesús en el evangelio de hoy.
Orígenes nos da un buen consejo: 
«Se deben leer ambos libros contemporáneamente: la Escritura y las inspiraciones que vienen de la conciencia».

Si aceptas a Jesús en tu vida, deja que tus actos hablen por ti.
Da testimonio del amor de Dios a los demás 

• Señor, concédenos sabiduría y un corazón lleno de bondad.

Jesús, concédeme la gracia de un corazón dócil y abierto a tu Palabra, que te busque y te acoja en cada circunstancia de la vida. 
Enséñame a salir al encuentro de los que se extravían y ayúdame a darles testimonio de tu ternura y compasión para devolverlos a Ti.
Amén.