ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

26/2/14

«Manda y ordena lo que quieras»



Haznos buscarte siempre
 
Señor, tú que nos diste el que te encontráramos
y el ánimo para seguir buscándote,
no nos abandones al cansancio ni a la desesperanza.
Haznos buscarte siempre y cada vez con más ardor.
Y danos fuerzas para adelantar en la búsqueda.

Manda y ordena lo que quieras,
pero limpia mis oídos para que escuche tu voz.
Sana y abre mis ojos,
para que descubran tus indicaciones.
Aparta de mí toda ignorancia
para que reconozca tus caminos.
Dime a dónde debo dirigir la mirada para verte a ti,
y así poder cumplir lo que te agrada.
Amén.

San Agustínhttp://feeds.feedburner.com/~r/BlogReflejosDeLuz/~4/-m8_XWjp8DM?utm_source=feedburner&utm_medium=email

UNCIÓN DE ENFERMOS: SACRAMENTO DE LA COMPASIÓN DE DIOS POR EL SUFRIMIENTO DEL SER HUMANO




"En la catequesis de hoy hablé de la Unción de los enfermos, que es el sacramento de la compasión de Dios con el sufrimiento del hombre.
 La parábola del “buen samaritano” expresa el misterio que se celebra en este sacramento:
Jesús se acerca a quien sufre y lo conforta con el aceite del consuelo y el vino de la esperanza.
Luego, lo lleva a la posada, que representa a la Iglesia, a la cual Cristo le confía. Jesús enseñó a sus discípulos a tener su misma predilección por los enfermos y necesitados, y les confió la tarea de atenderlos en su nombre por medio de este sacramento.
La Unción de los enfermos nos ayuda a ampliar la mirada frente a la enfermedad y a saber que no estamos solos, que el sacerdote y la comunidad cristiana sostienen al enfermo y al que sufre.
Por eso es importante llamar siempre al sacerdote cuando hay un enfermo, no hace falta que esté grave, que esté muriéndose, llamadlo antes, de tal manera que el sacramento lo fortalezca, el Señor lo ayude a soportar la enfermedad, lo alive y lo reconforte. Es un consuelo muy grande la presencia de Cristo en la enfermedad que otorga la presencia de Cristo, que nos toma de la mano y nos recuerda que le pertenecemos a Él y nada nos puede separar de Él"

El Papa Invito a todos a valorar la paz y el ánimo que Cristo nos comunica en el sacramento de la Unción de los enfermos para sobrellevar cristianamente los sufrimientos. Muchas gracias.
El Papa ha recordado que mañana celebramos "la memoria de san Gabriel de la Dolorosa: su ejemplo os ayude, queridos jóvenes, a ser entusiastas discípulos de Jesús; y animo a vosotros, queridos enfermos, a ofrecer los sufrimientos en unión a los de Cristo; y que anime a los queridos recién casados, a hacer del Evangelio la regla fundamental de la vida conyugal.

24/2/14

Todos juntos debemos ofrecer el testimonio de una Iglesia fiel a Cristo



Todos juntos, obispos, presbíteros, personas consagradas y fieles laicos debemos ofrecer el testimonio de una Iglesia fiel a Cristo, animada por el deseo de servir a los hermanos y lista para ir al encuentro con valor profético a la espera y a las exigencias espirituales de los hombres y de las mujeres de nuestro tiempo.



La Virgen nos acompaña y nos proteja en este camino.


 

22/2/14

La buena gente




A la buena gente se la conoce

en que resulta mejor cuando se la conoce.

La buena gente invita a mejorarla, porque

¿qué es lo que a uno le hace sensato?

Escuchar y que le digan algo.

Pero, al mismo tiempo,

mejoran al que los mira y a quien miran.

No solo porque nos ayudan

a buscar comida y claridad, sino más aún,

nos son útiles porque sabemos

que viven y transforman el mundo.

Cuando se acude a ellos, siempre se les encuentra.

Se acuerdan de la cara que tenían

cuando les vimos por última vez.

Por mucho que hayan cambiado

-pues ellos son los que más cambian aún

resultan más reconocibles.

Son como una casa que ayudamos a construir.

No nos obligan a vivir en ella,

y en ocasiones no nos lo permiten.

Por poco que seamos,

siempre podemos ir a ellos,

pero tenemos que elegir lo que llevemos

La buena gente nos preocupa.

Parece que no pueden realizar nada solos,

proponen soluciones que exigen aún tareas.

En momentos difíciles de barcos naufragando,

de pronto descubrimos

fija en nosotros su mirada inmensa.

Aunque tal como somos no les gustamos,

están de acuerdo, sin embargo, con nosotros.


(Bertold Brecht)http://feeds.feedburner.com/~r/BlogReflejosDeLuz/~4/F9PEzOhxsFQ?utm_source=feedburner&utm_medium=email