ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

26/5/14

¡Cuánto amor, cuánto bien ha brotado del Cenáculo!

"...El Cenáculo nos recuerda la comunión, la fraternidad, la armonía, la paz entre nosotros.
¡Cuánto amor, cuánto bien ha brotado del Cenáculo!
 ¡Cuánta caridad ha salido de aquí, como un río de su fuente, que al principio es un arroyo y después crece y se hace grande…
Todos los santos han bebido de aquí; el gran río de la santidad de la Iglesia siempre encuentra su origen aquí, siempre de nuevo, del Corazón de Cristo, de la Eucaristía, de su Espíritu Santo.
El Cenáculo, finalmente, nos recuerda el nacimiento de la nueva familia, la Iglesia, constituida por Cristo resucitado. 

Una familia que tiene una Madre, la Virgen María. 
Las familias cristianas pertenecen a esta gran familia, y en ella encuentran luz y fuerza para caminar y renovarse, mediante las fatigas y las pruebas de la vida. 
A esta gran familia están invitados y llamados todos los hijos de Dios de cualquier pueblo y lengua, todos hermanos e hijos de un único Padre que está en los cielos.
Éste es el horizonte del Cenáculo: el horizonte del Resucitado y de la Iglesia"


El Papa Francisco hoy 

1/5/14

Anunciar el amor de Jesús.



…”La Buena Noticia se convierte en mala noticia cuando es anunciada sin paz ni alegría.
Todo el que proclama el amor de Jesús, que perdona y cura, con un corazón amargado es un falso testigo.
Jesús es el salvador del mundo.
Nosotros, no.
Nosotros estamos llamados a dar testimonio, siempre con nuestra vida y, en ocasiones, con nuestras palabras, de las grandes cosas que Dios ha hecho en favor de nosotros.
Ahora bien, ese testimonio debe proceder de un corazón dispuesto a dar sin recibir nada a cambio.
Cuanto más confiemos en el amor incondicionado de Dios por nosotros, más capaces seremos de anunciar el amor de Jesús sin condiciones internas ni externas”…

H. J. M. Nouwen, Pan para el viaje.