ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

28/1/13

Hoy es Santo Tomás de Aquino


 
EN LA CRUZ HALLAMOS EL EJEMPLO DE TODAS LAS VIRTUDES

¿Era necesario que el Hijo de Dios padeciera por nosotros? Lo era, ciertamente, y por dos razones fáciles de deducir: la una, para remediar nuestros pecados; la otra, para darnos ejemplo de cómo hemos de obrar.
Para remediar nuestros pecados, en efecto, porque en la pasión de Cristo encontramos el remedio contra todos los males que nos sobrevienen a causa del pecado. ...

La segunda razón tiene también su importancia, ya que la pasión de Cristo basta para servir de guía y modelo a toda nuestra vida. Pues todo aquel que quiera llevar una vida perfecta no necesita hacer otra cosa que despreciar lo que Cristo despreció en la cruz y apetecer lo que Cristo apeteció. En la cruz hallamos el ejemplo de todas las virtudes.
 Si buscas un ejemplo de amor: Nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos. Esto es lo que hizo Cristo en la cruz.


Y por esto, si él entregó su vida por nosotros, no debemos considerar gravoso cualquier mal que tengamos que sufrir por él.
Si buscas un ejemplo de paciencia, encontrarás el mejor de ellos en la cruz. Dos cosas son las que nos dan la medida de la paciencia: sufrir pacientemente grandes males, o sufrir, sin rehuirlos, unos males que podrían evitarse. Ahora bien, Cristo, en la cruz, sufrió grandes males y los soportó pacientemente, ya que en su pasión no profería amenazas; como cordero llevado al matadero, enmudecía y no abría la boca. Grande fue la paciencia de Cristo en la cruz: corramos también nosotros con firmeza y constancia la carrera para nosotros preparada. Llevemos los ojos fijos en Jesús, caudillo y consumador de la fe, quien, para ganar el gozo que se le ofrecía, sufrió con toda constancia la cruz, pasando por encima de su ignominia.
 Si buscas un ejemplo de humildad, mira al crucificado: él, que era Dios, quiso ser juzgado bajo el poder de Poncio Pilato y morir.
Si buscas un ejemplo de obediencia, imita a aquel que se hizo obediente al Padre hasta la muerte: Como por la desobediencia de un solo hombre -es decir, de Adán- todos los demás quedaron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo todos quedarán constituidos justos.
Si buscas un ejemplo de desprecio de las cosas terrenales, imita a aquel que es Rey de reyes y Señor de señores, en el cual están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia, desnudo en la cruz, burlado, escupido, flagelado, coronado de espinas, a quien, finalmente, dieron a beber hiel y vinagre.
No te aficiones a los vestidos y riquezas, ya que se reparten mi ropa; ni a los honores, ya que él experimentó las burlas y azotes; ni a las dignidades, ya que, entretejiendo una corona de espinas, la pusieron sobre mi cabeza; ni a los placeres, ya que para mi sed me dieron vinagre.


De las Conferencias de santo Tomás de Aquino, presbítero
(Conferencia 6 sobre el Credo)

24/1/13

¿Qué es la santidad?


«Lo que nos hace santos y agradables a Dios es lo que nuestra vocación nos exige, y no lo que escoge nuestra propia voluntad… Algunos se atormentan buscando la manera de amar a Dios. Estas pobres almas no saben
que no hay ningún método para amarle fuera de hacer
lo que le agrada».
(San Francisco de Sales)

CREER EN DIOS SIGUIENDO LAS HUELLAS DE ABRAHAM

"El cristiano no debe tener miedo de ir "
contra la corriente" para vivir su fe, resistiendo a la
tentación de "uniformarse". En muchas sociedades,
Dios se ha convertido en el "gran ausente"
y en su lugar hay muchos ídolos, diversos ídolos y
especialmente la posesión del "yo" autónomo.
Y también los significativos y positivos progresos de
la ciencia y de la tecnología
han introducido en el hombre una ilusión de
omnipotencia y de autosuficiencia, y un creciente
egoísmo ha creado no pocos desequilibrios al
interior de las relaciones interpersonales y de los
comportamientos sociales.

Sin embargo, la sed de Dios (cf. Sal. 63,2) no se extingue
y el mensaje del Evangelio sigue resonando a través
de las palabras y los hechos de muchos hombres y
mujeres de fe. Abraham, el padre de los creyentes,
sigue siendo el padre de muchos hijos
que están dispuestos a seguir sus pasos y se encaminan,
en obediencia a la llamada divina, confiando en la
presencia benevolente del Señor y aceptando su bendición
para ser una bendición para todos".

17/1/13

“Jesucristo mediador y plenitud de toda la revelación” (DV n.2).

 

 En Jesús de Nazaret, “Dios realmente visita a su pueblo, visita a la humanidad de una manera que va más allá de todas las expectativas: envía a su Hijo unigénito, Dios mismo se hizo hombre”.

Pero Jesús “no nos dice cualquier cosa de Dios, no habla simplemente del Padre, sino que es la revelación de Dios, porque es Dios, y nos revela así el rostro de Dios”...  "Dios se puede ver, Dios ha mostrado su rostro, es visible en Jesucristo”.... “El esplendor del rostro divino es la fuente de la vida, es aquello que nos permite ver la realidad, (es) la luz de su rostro es la guía de la vida”...
“Algo nuevo sucede con la Encarnación... La búsqueda del rostro de Dios recibe un cambio inimaginable, porque ahora se puede ver este rostro: el de Jesús, del Hijo de Dios que se hizo hombre”.
En Cristo  “se cumple el camino de la revelación de Dios iniciado con la llamada de Abraham, Él es la plenitud de esta revelación, porque él es el Hijo de Dios, y es a la vez "mediador y plenitud de toda la revelación" (Const. Dogm. Dei Verbum, 2)”...
Cristo no es simplemente uno de los mediadores entre Dios y el hombre, sino que es "el mediador" de la nueva y eterna alianza (cf. Hb. 8,6; 9.15, 12.24)..
El deseo de conocer a Dios verdaderamente, “que es ver el rostro de Dios, está presente en todos los hombres, incluso en los ateos”,  porque todos tenemos – a veces sin saberlo--, “este deseo de ver quién es Él, lo que es, quién es para nosotros”....
Lo importante es que (le) sigamos (a Él); no solo en el momento en el que tenemos necesidad, y cuando encontramos un lugar en nuestras tareas diarias, sino con nuestra vida como tal”. Porque la vida del hombre debe dirigirse “hacia el encuentro con Jesucristo, a amarlo; y, en ella, debe tener un lugar central el amor al prójimo, aquel amor que, a la luz del Crucifijo, nos hace reconocer el rostro de Jesús en los pobres, en los débiles, en los que sufren”....
Para el cristiano, “la Eucaristía es la gran escuela en la que aprendemos a ver el rostro de Dios, entramos en una relación íntima con Él; y aprendemos al mismo tiempo a dirigir la mirada hacia el momento final de la historia, cuando Él nos llenará con la luz de su rostro”.
Benedicto XVI

14/1/13

JESÚS NOS CONDUCE A UNA VIDA PLENA.

 
"No es fácil manifestar abiertamente y sin compromisos aquello en lo que se cree, especialmente en el contexto en el que vivimos, frente a una sociedad que considera con frecuencia fuera de moda y fuera del tiempo a quienes viven de la fe en Jesús.  Siguiendo la ola de esta mentalidad, también puede existir entre los cristianos el riesgo de entender la relación con Jesús como un límite, como algo que mortifica la propia realización personal;  “Dios es visto como el límite de nuestra libertad, un límite que hay que eliminar a fin de que el hombre pueda ser totalmente sí mismo” (La infancia de Jesús, 101). 
¡Pero no es así!  Esta visión muestra que no ha entendido nada de la relación con Dios, porque precisamente en la medida en que se avanza en el camino de la fe, se comprende que Jesús ejerce sobre nosotros la acción liberadora del amor de Dios, que nos hace salir de nuestro egoísmo, de estar replegados sobre nosotros mismos, para conducirnos a una vida plena, en comunión con Dios y abierta a los demás".
 De la homilía del Papa, ayer en la fiesta del bautismo del Señor.

13/1/13

Ser cristiano implica renacer por la gracia de lo alto, de Dios


Jesús es el hombre nuevo que quiere vivir como hijo de Dios, es decir en el amor; el hombre que, de cara al mal en el mundo, elige el camino de la humildad y de la responsabilidad, decide no salvarse a sí mismo, sino dar la vida por la verdad y la justicia.  Ser cristiano es vivir así, pero este tipo de vida implica un renacer: renacer de lo alto, de Dios, por la gracia...
En este momento me gustaría ... sobre todo animar a todos a hacer memoria del propio Bautismo, de aquel renacimiento espiritual que nos ha abierto el camino a la vida eterna.
Ojalá que cada cristiano, en este Año de la fe; descubra la belleza de haber renacido de lo alto, del amor de Dios, y vivir como su verdadero hijo.
 



12/1/13

UN CORAZÓN COMO EL DE MARÍA


Señor, dame un corazón enamorado
como el corazón de María;
un corazón generoso
como el corazón de María;
un corazón abierto a tu Palabra
como el corazón de María.
 Haz que descubra cada vez más
la riqueza insondable que eres tú,
y que nadie como tu Madre conoce.
Que descubra que sólo desde un corazón desprendido
llegaré a poner mi confianza en ti,
como la puso tu Madre.
 Haz, al fin, Señor,
que al igual que María
tú seas mi única riqueza, mi único tesoro;
mi única savia, mi única vida;
mi sustento y alimento;
mi bien y mi alegría.

9/1/13

ENCARNACIÓN: DIOS ASUME LA CONDICIÓN HUMANA PARA SANARLA

"... La salvación aportada por Dios, hecho carne en Jesús de Nazaret, atañe al hombre en su realidad concreta y en cualquier situación en la que se encuentre. Dios ha asumido la condición humana para sanarla de todo lo que la separa de Él, para que podamos llamarlo, en su Hijo unigénito, con el nombre de 'Abba, Padre' y ser verdaderamente hijos de Dios."

"... En aquella noche santa, Dios haciéndose carne, quiso ser un regalo para los hombres; (..) tomó nuestra humanidad para darnos su divinidad. Este es el gran don (...) Podemos encontrar aquí nuestro modelo de dar, para que nuestras relaciones, sobre todo las más importantes, estén guiadas por la gratuidad y el amor”.

"...Sólo en Jesús se revela plenamente el proyecto de Dios sobre el ser humano: Él es el hombre definitivo según quiso Dios”.

“Es importante, por eso, recuperar el estupor ante ese misterio, dejarnos envolver por la grandeza de ese acontecimiento: Dios ha recorrido como hombre nuestros caminos, entrando en el tiempo del hombre, para comunicarnos su misma vida. Y no lo ha hecho con el esplendor de un soberano, que somete con su poder al mundo, sino con la humildad de un niño”.

“En ese niño, en el Hijo de Dios contemplado en Navidad podemos reconocer el verdadero rostro, no sólo de Dios, sino también del ser humano; y sólo abriéndonos a la acción de su gracia y tratando de seguirlo día tras día, realizaremos el proyecto de Dios para nosotros”.
 

7/1/13

Vive para la eternidad, camina hacia el infinito.

Tú eres ciudadano del infinito, peregrino de la eternidad.
Estás hecho de amor y para amar.
No te detengas en tu camino.
Sigue avanzando, buscando siempre lo mejor y lo más bello.
El amor será la luz de tu camino.
Y no olvides que un ángel de Dios te acompaña y te guía.
Recuerda siempre que el amor es lo que te da la vida, porque sin amor estarás muerto en vida.
Un pobre amor deberá ser purificado en el purgatorio.
Un vacío total de amor será tu infierno eterno.
Por eso, pregúntate a ti mismo cuánto amor tienes en tu corazón.
No te contentes con cualquier cosa, aspira siempre a lo más alto y más profundo, aspira siempre a las alturas de la divinidad y así conseguirás una verdadera santidad y un corazón lleno de Dios.
Vive para la eternidad, camina hacia el infinito.
No te detengas.
Camina hacia Dios.
La Eucaristía será para ti el “pan de vida”, el pan para tu vida.
Allí, en el sagrario de cada Iglesia, encontrarás a Jesús, que siempre te espera, que siempre te ama, que siempre te escucha.
María te llevará hacia El, no la olvides.
Y procura estar siempre preparado.
Que el momento de la muerte te encuentre “listo”.
Y, en ese momento supremo, toma tu vida con cariño entre tus manos y ofrécesela con todo tu amor a tu Padre Dios.
Ojalá que te lleve directamente al cielo, a la plenitud de la vida, del amor y de la felicidad.
Y esto mismo les conceda a todos tus familiares.
“Que las almas de tus familiares difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén”
Es un pensamiento tomado del libro " Mas allá de la muerte" del Padre Angel Peña,

Cuando el amor


Cuando el amor te llame, síguelo.
Aunque su camino sea arduo y penoso.
Y cuando sus alas te envuelven, entrégate.
Aunque la espada, entre ellas disimula, te lastimara.

Y cuando te hable, cree en él.
Aunque su voz desgarre tus sueños,
como el viento del norte agosta el jardín.
Porque así como el amor te enaltece, así te crucifica.

Así como te acrece, así te poda.
Así como te eleva a lo más alto,
y acaricia tus ramas más tiernas,
que palpitan bajo el sol,
así descenderá hasta tus raíces
y las conmoverá en un abrazo con la tierra.

Todo esto hará el amor en ti,
para que puedas entender los secretos de tu corazón.
Y convertirte, por ese entendimiento,
en un fragmento del corazón de la vida.

Kalhil Gibran

4/1/13

EN MEDIO DE LAS PRUEBAS


“Si en un momento dado nos vemos acechados por múltiples pruebas inevitables, ¡acordémonos de que Jesús nos invitó a subir a la barca e ir delante de él a la otra orilla! Es imposible llegar a la otra orilla sin haberse expuesto a las olas y al viento contrario. De manera que, cuando nos veamos metidos en dificultades y penas, cansados de navegar en medio de ellas, con medios pobres, ¡imaginémonos que nuestra barca está en medio del mar, sacudida por las olas que amenazan con hacer naufragar nuestra fe, u otra virtud cualquiera. Y cuando el viento del maligno se ensaña con nuestros proyectos y empresas, imaginémonos el viento contrario que se abate sobre la barca. Cuando, pues, en medio de los sufrimientos aguantemos durante las largas horas de la noche oscura que domina las pruebas, cuando hayamos luchado lo mejor que sabemos, evitando así el “naufragio de la fe”…, podemos estar seguros de que hacia el final de la noche, cuando la noche está avanzada y el día se echa encima, el Hijo de Dios vendrá a visitarnos caminando sobre las olas y apaciguando la tormenta.”
(ORÍGENES)

 

3/1/13

El himno "Iesus dulcis memoria" de San Bernardo de Claraval

Es dulce el recuerdo de Jesús,
que da verdaderos gozos del corazón
pero cuya presencia es dulce
sobre la miel y todas las cosas.
Nada se canta más suave,
nada se oye más alegre,
nada se piensa más dulce
que Jesús el Hijo de Dios.
¡Oh Jesús!, esperanza para los penitentes,
qué piadoso eres con quienes piden,
qué bueno con quienes te buscan,
pero ¿qué con quienes te encuentran?
¡Oh Jesús!, dulzura de los corazones,
fuente viva, luz de las mentes
que excede todo gozo
y todo deseo.
Ni la lengua es capaz de decir
ni la letra expresar.
El experto puede creer
que Jesús sea amado.
¡Oh Jesús! rey admirable
y triunfador noble,
dulzura infefable
todo deseable.
Permanece con nosotros, Señor,
ilumínanos con la luz,
expulsa la tiniebla de la mente
llena el mundo de dulzura.
Cuando visitas nuestro corazón
entonces luce para él la verdad,
la vanidad del mundo se deprecia
y dentro hierve la Caridad.
Conoced todos a Jesús,
invocad su amor
buscad ardientemente a Jesús,
inflamaos buscando.
¡Oh Jesús! flor de la madre Virgen,
amor de nuestra dulzura
a ti la alabanza, honor de majestad divina,
Reino de la felicidad.
¡Oh Jesús! suma benevolencia,
asombrosa alegría del corazón
al expresar tu bondad
me aprieta la Caridad.
Ya lo que busqué veo,
lo que deseé tengo
en el amor de Jesús languidezco
y en el corazón me abraso todo.
¡Oh Jesús, dulcísimo para mí!,
esperanza del alma que suspira
te buscan las piadosas lágrimas
y el clamor de la mente íntima.
Sé nuestro gozo, Jesús,
que eres el futuro premio:
sea nuestra en ti la gloria
por todos los siglos siempre. Amén.

Jesu dulcis memoria - Himno - Canto Gregoriano


2/1/13

¿De dónde viene Jesús?

"La pregunta de hoy es ¿de dónde viene Jesús?
Sus contemporáneos creían saberlo en cuanto conocían su familia y su pueblo.
Él les alerta que su origen es otro, pues viene del Padre.
La respuesta la podemos encontrar en las palabras del ángel Gabriel en la Anunciación:
«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios».
Es este un momento culminante, por lo que cada vez que recitamos el Credo nos inclinamos a las palabras «y por obra del Espíritu Santo, se encarnó de María Virgen».
Toda la Trinidad interactúa con María en la obra de la Encarnación, al aceptar ella ser morada de Dios.
Siguiendo su ejemplo, el de una mujer humilde, también nosotros podemos recorrer nuestro camino de fe, a pesar de nuestras limitaciones, confiando en la presencia del Señor en nuestra vida.
La fuerza de lo alto es el Espíritu Santo, tal y como nos recuerdan las dos citas de la Escritura evocadas por el texto evangélico:
la de la creación, renovada en Jesús, nuevo Adán, y la de la nube del éxodo, que ahora cubre la nueva tienda del encuentro, que es María."
(Benedicto XVI)

BENDICIÓN PARA EL AÑO NUEVO




Que los caminos se abran a tu encuentro,
que el sol brille sobre tu rostro,
que la lluvia caiga suave sobre tus campos,
que el viento sople siempre a tu espalda.
Que guardes en tu corazón con gratitud
el recuerdo precioso
de las cosas buenas de la vida.
Que todo don de Dios crezca en ti
y te ayude a llevar la alegría
a los corazones de cuantos amas.
Que tus ojos reflejen un brillo de amistad,
gracioso y generoso como el sol,
que sale entre las nubes
y calienta el mar tranquilo.
Que la fuerza de Dios te mantenga firme,
que los ojos de Dios te miren,
que los oídos de Dios te oigan,
que la Palabra de Dios te hable,
que la mano de Dios te proteja,
y que, hasta que volvamos a encontrarnos,
otro te tenga, y nos tenga a todos,
en la palma de su mano.