ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

7/6/14

Muéstrame, amor de mi alma, dónde pastoreas


«¿Dónde pastoreas, Pastor bueno, tú que cargas sobre tus hombros a toda la grey? 
Muéstrame el lugar de tu reposo, guíame hasta el pasto nutritivo; llámame por mi nombre, para que yo escuche tu voz, y tu voz me dé la vida eterna. 
 "Muéstrame, amor de mi alma, dónde pastoreas". 
Te nombro de este modo porque tu nombre supera cualquier otro nombre y cualquier inteligencia; de tal manera que ningún ser racional es capaz de pronunciarlo o de comprenderlo.
 Este nombre, expresión de tu bondad, expresa el amor de mi alma hacia ti. ¿Cómo puedo dejar de amarte a ti, que de tal manera me has amado
que has entregado tu vida por mí? 
No puede imaginarse un amor superior a este: el de dar la vida para mi salvación».
(S. Gregorio de Nisa. Homilía 2 sobre el Cantar de los Cantares)