ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

15/9/12

MARÍA AL PIE DE LA CRUZ

Que María, que permaneció firme en la hora de la prueba de su Hijo amado, haga sentir su presencia maternal a los que sufren la cruz de la enfermedad, la incomprensión, la guerra, la miseria, el desamor; para que sean consolados y encuentren ayuda en su prójimo.

14/9/12

AL PIE DE LA CRUZ

Solamente a los pies de tu Cruz, 
viéndote clavado en ella, se aprende a perdonar, se aprende humildad, caridad y mansedumbre...
Saborear la Cruz... 

Vivir enfermo, ignorado, abandonado de todos...
Qué tesoro tan grande es, el no ser nada, ni nadie..., el último... 

Qué tesoro tan grande es la Cruz de Jesús, 
y qué bien se vive abrazado a ella...
¡Oh! Si el mundo supiera lo que es abrazarse de lleno, de veras, sin reservas, con locura de amor a la cruz de Cristo...!
¡Qué alegría tan grande es poder vivir al pie de la Cruz!

12/9/12

DULCE NOMBRE DE MARÍA


En el calendario de la Iglesia se recuerda hoy el Nombre de María. 
En ella, que estaba y está totalmente unida al Hijo, a Cristo, los hombres han encontrado en las tinieblas y en los sufrimientos de este mundo el rostro de la Madre, que nos da valentía para seguir adelante. 
En la tradición occidental el nombre "María" se ha traducido como "Estrella del Mar". Así se expresa precisamente esta experiencia: ¡cuántas veces la historia en la que vivimos aparece como un mar oscuro que azota amenazadoramente con sus olas la barca de nuestra vida!
 A veces la noche parece impenetrable. 
Con frecuencia puede crearse la impresión de que sólo el mal tiene poder y Dios está infinitamente lejos. 
A menudo entrevemos sólo de lejos la gran Luz, Jesucristo, que ha vencido la muerte y el mal. 
Pero entonces contemplamos muy próxima la luz que se encendió cuando María dijo: "He aquí la sierva del Señor". 
Vemos la clara luz de la bondad que emana de ella. 
En la bondad con la que ella acogió y siempre sale de nuevo al encuentro de las grandes y pequeñas aspiraciones de muchos hombres, reconocemos de manera muy humana la bondad de Dios mismo. 
Con su bondad trae siempre de nuevo a Jesucristo, y así la gran Luz de Dios, al mundo. 
Él nos dio a su Madre como Madre nuestra, para que aprendamos de ella a pronunciar el "sí" que nos hace ser buenos.

8/9/12

SALE LA VIRGEN, NUESTRA MADRE DEL REPOSO



Ella quiere llenarnos a todos  de tranquilidad, de sosiego, de paz, de Reposo.
 Ella hoy nos dice: 
“Aquí estoy yo con vosotros; descansa en Mí.  No solo soy el Reposo dentro del Templo ni solo de los que a él acuden. 
Soy el Reposo del pueblo entero que es mío, que está bajo mi amparo y protección y por eso en mi debes descansar sereno y seguro como sereno y tranquilo duerme mi hijo, vuestro hermano mayor en mi regazo”