ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

19/3/17

El pozo de agua viva



«Señor, dame de esa agua. Así no tendré más sed, ni tendré que venir aquí a sacarla»


El hombre siempre está sediento: de conocimiento, de poder, de amor.

Sólo hay un agua que puede saciarnos.

Santa mujer samaritana, venerada en algunas iglesias con los nombres de Fotina y Svetlana, que significan «mujer de luz», hazme valiente como tú
para que ose hablar con quien no es recomendable, para que no ahogue el anhelo de verdad y vida que siento nacer en mí, para aceptar que sean cuestionadas mis incoherencias y mis falsas seguridades.
Hazme generoso y arriesgado para que me atreva a comunicar a los demás a quien he encontrado y me ha cambiado la vida, sabiendo que quizás no me harán caso o que incluso se reirán de mí porque no soy ejemplo de nada.
¡Hay tantas y tantos como yo  que necesitan un sorbo de agua viva,  un rayo de luz clara,  una mirada amiga  y una palabra de verdad!



TÚ, SEÑOR, ERES EL POZO DE AGUA VIVA

Soy caminante en busca de lo alto

y por ello tengo sed, no tanto de beber,

cuanto de llegar a Dios.

¡TÚ, SEÑOR, ERES EL POZO DE AGUA VIVA!


Mi camino, cansado y abatido,

son pasos que conducen hacia alguien:

¿Estarás al final, Jesús?

Mi camino, sabiendo que Tú esperas,

sé que será sendero que conducirá

entre pruebas y llantos

alegrías y penas, al pozo de la amistad

¡TÚ, SEÑOR, ERES EL POZO DE AGUA VIVA!

Sentarme junto a Ti, Señor,

es contemplar la grandeza y la pobreza de mi vida

es entender que, Tú, como nadie

pones sobre la mesa aquello que, de mi vida,

muy poco o nada, me interesa pregonar ni ver.

¡TÚ, SEÑOR, ERES EL POZO DE AGUA VIVA!

¿Cómo me darás de esa agua viva?

¿Cómo la sacarás, Señor?

¿Dónde tienes un cántaro?

¡Ah! ¡Ya lo sé, Señor!

Yo soy el vaso y el cántaro

con los cuales sacarás, para mí y para los demás,

el agua viva que brota a chorros

de la fuente de tu costado.

¡TÚ, SEÑOR, ERES EL POZO DEL AGUA VIVA!

Entra, Señor, en el pozo de mi alma:

es hondo, como el de la Samaritana

con fragilidades, como la vida de la Samaritana

con sed de agua limpia, como la de la Samaritana

con sed de Dios, como la de la Samaritana


Entra, Señor, en el pozo de mi alma

Y que, como la Samaritana, pueda decir también

He estado con Jesús…y sabe todo lo que he hecho

Amén.


Javier Leoz

No hay comentarios: