ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

4/4/16

Canta con María las maravillas de Jesús




“Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo” 
(Lc 1,31)
 El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia. 
María, Madre de todos, siempre caminó movida por el Espíritu Santo. 
Escuchó las promesas. 
Se atrevió a decir Sí. 
En Ella se encarnó Jesús.  
El Espíritu te lleva a mirar a María. 
En Ella y con Ella, te hace las más hermosas propuestas para tu vida. 
Canta con Ella las maravillas de Jesús. 
En medio de la oscuridad comienza algo nuevo.   
Espíritu Santo, transfórmanos el corazón, envíanos a un fuerte compromiso social y misionero. 
Gracias por hacer de nuestro corazón una casa abierta para muchos.

“Pedimos a María que nos ayude a mirar este mundo con ojos más sabios” (LS 241). 

“San José también puede enseñarnos a cuidar, puede motivarnos a trabajar con generosidad y ternura para proteger este mundo que Dios nos ha confiado” (LS 242). 
 
¿Por qué comprometernos con un mundo más justo, donde los pobres tengan voz y puedan disfrutar de dignidad propia? 
¿Quién nos regalará la sabiduría de mirar el mundo con nuevos ojos? 
El Espíritu de la Pascua puede hacerlo. 
Él tiene el arte de concebir en nosotros una nueva manera de concebir la vida. 
El Espíritu de Cristo Resucitado endereza nuestros pasos hacia la simplicidad del corazón, hacia el amor que nos reúne en una casa común y nos unifica en la mirada fraterna.

MARÍA, hija predilecta de Dios-Padre,
y que esperaste, con fe sencilla y profunda,
que ese tu Dios llevara a cabo su plan de salvación.
Y, además, no te importó convertirte en su “sierva feliz”,
porque te sentías segura de sus proyectos.

Concédenos, Madre, admirarte como hijos enamorados
e imitarte en tus actitudes de vida,
seguros  de que podremos experimentar
los gozos y las alegrías que tú misma viviste,
y que, seguro, tú deseas que tengamos la suerte de disfrutarlas,
para que caminemos en la vida
con la seguridad que nace de esa experiencia,
y hacemos nuestro la FIESTA del SÍ
que tú la viviste de forma tan profunda.

No hay comentarios: