ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

12/6/16

La misericordia de Jesús



SUS MUCHOS PECADOS ESTÁN PERDONADOS, 
PORQUE TIENE MUCHO AMOR
(Lc 7,47)

Es necesario bendecirte, Señor,
porque eres Padre bueno
que nos amas, nos aceptas
y nos perdonas gratuitamente.
Dichoso el que experimenta
tu amor y tu misericordia,
como David o la mujer
sin nombre del evangelio de hoy.
Feliz el que se sabe aceptado
y querido locamente por ti,
a pesar de su condición limitada y su miseria sin fondo.
¡Qué asombroso beneficio el de tu amor por nosotros!
¡Qué incomparable ternura y cariño nos has demostrado!
Para rescatar al esclavo, entregaste a Jesús, tu Hijo.
¡Feliz culpa que nos ha merecido tal Redentor!
Por el amor y el perdón que nos ofreces, 
¡bendito seas, Señor!

 

No hay comentarios: