ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

18/6/16

Lo necesario para vivir el hoy de cada día




“Buscad el reino de Dios y su justicia; 
lo demás se os dará por añadidura” 
(Mt 6, 33)

¿A quién servimos?
Si nuestra inquietud es el bien de los demás, la solidaridad con los que sufren, eso es signo de que servimos a Dios y no al dinero.
Servir a Dios es dejar que él reine en nosotros, así «la vida social será ámbito de fraternidad, de justicia, de paz, de dignidad para todos» porque «tanto el anuncio como la experiencia cristiana tienden a provocar consecuencias sociales» (Papa Francisco).
Quizás necesitemos la confianza básica en el Padre expresada en las palabras de Jesús.

"No podéis ser esclavos de Dios y del dinero".
 
El codicioso, creyendo que es libre, 
en realidad es un esclavo.

Los afanes y preocupaciones de la vida cotidiana deben ser algo secundario en los discípulos, porque el Reino de Dios es lo más importante en su vida. 
Así es posible vivir la confianza en el Padre que cuida de todos sus hijos. 

- Señor Jesús: 

que, escuchando cada día tu Evangelio, 
nos dejemos cautivar por tus palabras, 
por tu vida,  y nos decidamos a seguirte.


Padre, me pongo en tus manos, 
dame lo necesario para vivir el hoy de cada día

No hay comentarios: