ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

5/12/11

NO MI VOLUNTAD, SINO LA TUYA

Esfuérzate por permanecer en su voluntad y que su voluntad permanezca en ti.
Cuando la voluntad de Dios se haga en la tierra como en el cielo,
entonces se habrá cumplido el testamento de Jesús.
                                                                             (Chiara Lubich)










2 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

Si se pudiese hacer su voluntad siempre tendríamos el cielo ganado con garantía.

Feliz día de Adviento.

Miriam dijo...

Ideal para aplicarmelo este Adviento
Gracias¡¡