ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

6/1/15

Caminad atentos, incansables y valientes



En el Ángelus de hoy


Queridos hermanos y hermanas:
En la noche de Navidad hemos meditado la prisa de llegar a la gruta de algunos pastores de Belén pertenecientes al pueblo de Israel; hoy, solemnidad de la Epifanía del Señor, conmemoramos la llegada de los Reyes Magos, que vinieron de Oriente para adorar al recién nacido Rey de los Judíos y Salvador universal y ofrecerle regalos simbólicos. 
Con su gesto de adoración, los Magos testifican que Jesús vino al mundo para salvar no sólo a un pueblo, sino a todas las personas. 
Por lo tanto, en la fiesta de hoy nuestra mirada se alarga al horizonte del mundo entero para celebrar la "manifestación" del Señor a todos los pueblos es decir la manifestación del amor y de la salvación universal de Dios. 
Él no escatima su amor a algunos privilegiados, sino que lo ofrece a todos. 
Como de todos es el Creador y el Padre, así de todos quiere ser el Salvador. 
Por esto estamos llamados a alimentar siempre una gran confianza y esperanza hacia cada persona y de su salvación: incluso a los que parecen alejados del Señor son seguidos - o más bien "perseguidos" - de su amor apasionado y fiel.
El relato evangélico de los Magos de Oriente describe su viaje como un viaje del alma, como un camino hacia el encuentro con Cristo. 
Ellos están atentos a las señales que indican la presencia; son incansables en hacer frente a las dificultades de la búsqueda; son valientes en las consecuencias de vida que trae el encuentro con el Señor. 
La experiencia de los Magos evoca el viaje de todos los hombres a Cristo. 
Como para los Magos, para nosotros buscar a Dios significa caminar, mirando el cielo y observar el signo visible de la estrella del Dios invisible que habla a nuestros corazones. 
La estrella que es capaz de conducir a cualquier hombre a Jesús es la Palabra de Dios: esta es luz que guía nuestro camino, alimenta nuestra fe y la regenera. 
Es la Palabra de Dios que renueva continuamente nuestros corazones y nuestras comunidades.
 Así que, no nos olvidemos de leerla y meditarla todos los días, para que se convierta en cada uno como una llama que llevamos dentro para iluminar nuestros pasos, e incluso a aquellos que caminan junto a nosotros que quizás luchan por encontrar su camino a Cristo.
En este día de la Epifanía, nuestro pensamiento también va a los hermanos y hermanas del Oriente cristiano, católicos y ortodoxos, muchos de los cuales celebran mañana el nacimiento del Señor. 
A ellos les extiendo nuestros mejores deseos.
Me gusta recordar que hoy celebramos el Día Mundial de la Infancia Misionera.
 Es una celebración que los niños viven con alegría el don de la fe y rezan para que la luz de Jesús llegue a todos los niños del mundo.
Animo a los educadores a cultivar en los pequeños el espíritu misionero, para que puedan surgir entre ellos testigos de la ternura de Dios y anunciadores de su amor.
Pasamos ahora a la Virgen María e invocamos su protección sobre la Iglesia universal, de modo que se extienda por todo el mundo el Evangelio de Cristo, Lumen gentium, luz de todos los pueblos.

No hay comentarios: