ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

21/7/16

Abrir el corazón







“Al que tiene se le dará y tendrá de sobra” 
(Mt 13,12).   

Cada parábola quiere estimularnos a abrir el corazón y acoger todo lo que Dios desea comunicarnos.
A los que tienen esta disposición, Dios les concede comprender y vivir cada vez más según los criterios del Reino.
En cambio, los que se cierran a él, cada vez se alejan más y acaban perdiendo el interés inicial que quizás tenían. 
Todas las parábolas de Jesús son una llamada a abrir el corazón para descubrir y entender el significado de su mensaje y su persona.

- Haz, Señor, que, como María, 
podamos sentir la felicidad de acoger tu palabra.
En el regazo de la Virgen queremos  escuchar una y otra vez las palabras de su Hijo, sus enseñanzas, e irlas absorbiendo poco a poco, para hacerlas vida.
 María es nuestra gran intérprete que nos enseña a leer las Escrituras y nos ayuda a entenderlas.

Dios se hace torrente para quien se hace capacidad.
El gozo de Dios es que todo ser humano viva en plenitud.
Pon tus dones en una mesa común para que todos puedan beneficiarse.
El manantial de Dios que hay en tu corazón nunca se agotará.

¿Quién más amigo de dar, 
que tú, Señor, si tienes a quién?
Abre mi corazón a tus dones.

Señor:
Dame ojos que puedan verte cada día.
Dame oídos que puedan escucharte cada día.
Que mis oídos puedan escuchar lo que muchos quisieran escuchar y no escuchan.
Que mis ojos puedan ver lo que muchos quisieran ver y no ven.
Porque verte a ti es también un don y una gracia.
Y no quiero pasar por la vida sin escuchar tu voz.
Ni quiero pasar por la vida sin que mis ojos te hayan visto.

No hay comentarios: