ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

3/8/16

¿ Simples migajas?




“Mujer, qué grande es tu fe: 
que se cumpla lo que deseas” 
(Mt 15,28)

¡Qué insistencia la de esta mujer!
Pide, vuelve a pedir, insiste.
“Ten compasión de mí, Señor”
Es una oración sencilla, pero muy rica.
Con pocas palabras reconocemos nuestra pobreza, expresamos confianza en Dios y nos preparamos para poder recibir el don de Dios.
¡Qué bien nos haría repetir muchas veces esta oración!
Deja una y otra vez que se asome su deseo hondo y se haga presente en sus palabras de fe.
Procura que tus palabras no vayan más allá de la verdad que hay en tu corazón, pero procura poner tu corazón en lo que le dices a Dios y en lo que dices a los demás.
Asomo ante ti, Señor,
mi corazón,
te miro y espero tu compasión.

Jesús pone a prueba la fe de aquella mujer.
Primero se calla y después contesta con dureza:
“No está bien echar a los perros el pan de los hijos”.
Pero la fe de la mujer se crece ante la aparente frialdad del Maestro.
Al final, Jesús la premia con un piropo: “Mujer, que grande es tu fe” y con la curación de su hija.
La fe crece en el silencio de Dios y madura cuando parece que Él sólo se acuerda de nosotros para maldecirnos.
Por eso el silencio y la cruz también pueden ser don de Dios, bendición de Dios.
Cuando pasan estos “malos-buenos” momentos nos damos cuenta de Dios también muestra su amor en el silencio y el dolor.
La fe que Jesús reconoce en aquella mujer extranjera es una invitación a saber reconocer y valorar todo lo positivo de cada persona.
Que, para nosotros, es signo del amor de Dios.
La escena recuerda también la oportunidad que hoy tiene nuestra Iglesia de ser acogedora de tantas personas llegadas de otros países.
Dios es Padre de todos; por tanto, el "pan" que él ofrece es para todos sus hijos e hijas, sin exclusión.

- Que la puerta de nuestro corazón, Señor, nunca esté cerrada a nadie ni a ninguna necesidad de nuestros hermanos.

No hay comentarios: