ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

21/8/16

Jesús nos dice cómo salvarnos.




Vendrán de oriente y occidente 
y se sentarán a la mesa en el reino de Dios 
(Lc 13,29)



Jesús anuncia sorpresas en su Reino.

Hay algunos que pensaban entrar con toda seguridad y se quedarán fuera.

Y otros, que ni siquiera oyeron hablar del Reino alguna vez, entrarán y disfrutarán.

Los que se creían primeros serán los últimos.



¿Cómo salvarse?

¿Cómo entrar en el Reino?

¿Cómo ser felices?

¿Cómo dar sentido a la vida?

La respuesta a todas estas preguntas es única: entrando por la puerta estrecha, por la puerta estrecha del Evangelio, avanzando por la senda de las bienaventuranzas, escogiendo el camino del amor, aceptando el riesgo de la cruz.



Dicen que es un chiste.

Pero a mí me parece una linda realidad.

Estaba San Pedro visando los Pasaportes de los que llegaban al cielo.

Y Pedro quería ser muy estrecho y muy justo.

Y por eso, a muchos, los desviaba y les negaba la entrada.

Pero en un momento dado se dio cuenta de que los que él rechazaba se habían colado por otra puerta. 
Se acercó a Jesús diciéndole:

“Señor, los que yo impido entrar, alguien les está metiendo a escondidas.

Ya no entiendo nada, creo que estoy perdiendo el tiempo”.

A lo que Jesús le contestó sonriente:

“Tranquilo, Pedro, no se lo digas a nadie pero “son cosas de mi Madre”.
Es decir que si nos falla la puerta de Pedro, todavía nos queda la puerta de la “mamá de Jesús” y nuestra madre.


No hay comentarios: