ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

21/11/10

Feliz soy, pues tengo a Jesús, oh, con qué fuerza me aferro a Él para que consuele mi corazón cuando estoy débil y triste.

2 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

¡Qué razón tiene! Así es.
Gracias

gosppi dijo...

Eso es...se hace uno el deseo de aferrarse a El...yo me volveria loca si no lo hiciera...creeme
Un abrazo.