ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

6/9/09

AYUNO

“El Abba Antonio decía: Un día en el que estaba yo sentado junto al Abba Arfat, hizo acto de presencia un asceta y dijo: “Padre, he ayunado por espacio de doscientas semanas, comiendo solamente cada seis días, he aprendido el Antiguo y el Nuevo Testamento ¿qué me queda por hacer? Le respondió el anciano: ¿Es para ti el menosprecio igual que el honor? No, respondió. ¿La pérdida como la ganancia, los extraños como los parientes, la indigencia como la abundancia? No, respondió. El anciano concluyó: “Tú, ni has ayunado doscientas semanas, ni has aprendido el Antiguo Testamento, te estás engañando a ti mismo”. (PADRES DEL DESIERTO).

2 comentarios:

Rafael B. dijo...

My God, ¡qué hambre comer cada seis días! A mi me lo vas a tener que explicar porque no entiendo el cuento.
No te prodigas mucho, ¿eh?
Un saludo fraterno.

Juanlu dijo...

Pues eso que es mentira lo del ayuno jajaja. Es verdad no eacribo mucho, pero bueno aquí estamos. Nos vemos en Aracena. Un abrazo