ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

30/1/17

Un encuentro con el Señor




 “Vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor 
ha hecho contigo por su misericordia”
 (Mc 5,19)
 
El endemoniado destruía lo que encontraba a su paso y se lesionaba a sí mismo.
Por desgracia hemos vivido imágenes de destrucción.
Quienes las realizan están fuera de sí y dentro de ellos convive una legión de heridas en el alma: odio, enemistad, envidia... una legión que únicamente pueden curar el amor, la oración y la acogida.
Jesús no tiene miedo a los marginados.
Se acerca a ellos y los mira a la cara.
Descubre detrás de cada rostro a una persona que sufre y espera ser liberada.
Jesús recrea la dignidad humana en quien la ha perdido, se acerca a todo ser humano colocado en los márgenes y lo capacita para la comunicación, entra con su luz en los sepulcros para que brote la vida. 
Nuestro endemoniado, una vez curado, estaba sentado y en su juicio.
Mi encuentro contigo, Jesús, me impulsa a acercarme a los marginados y a escuchar sus relatos de vida.  
• Señor, tú eres mi fortaleza.

No hay comentarios: