ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

24/1/17

Somos de su familia




“El que cumple la voluntad de Dios, ese es mi hermano 
y mi hermana y mi madre”
 (Mc 3,35).   

Jesús trata a los que acuden a él como si fueran de su familia. 
Esta actitud molesta a los más cercanos: temen por su vida y temen por su porvenir si realmente resulta que es un profeta
El problema no es la familia o la amistad. 
El problema es querer un trato exclusivo, no querer compartir la relación de amor. 
Sentirse muy amados de Dios es fruto del trato continuo con él en la oración. 
Cuando esto ocurre, nadie estorba.

• Tu palabra, Señor, es luz para mis pasos. 

Lo que dice Jesús, lo que hace, las personas con las que se junta, su forma de habar de Dios y de la familia, y tantas cosas le acarrean hostilidad. 
En torno a él, el Espíritu va reuniendo una nueva familia. Independiente de la raza o del pueblo que sean, de la religión que practiquen, Jesús a todos se acerca para llamarlos hermano y hermana, madre.  


La presencia del Espíritu pone música a nuestro caminar difícil con Jesús.  
Señor, has dicho: Mi madre y mis hermanos son éstos:
los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen por obra.

Gracias por considerarnos miembros de tu familia,
porque quieres ser nuestro hermano,
por darnos como madre a María.

Gracias por ser de la familia de San Francisco,
Santa Teresa, la madre Teresa de Calcuta
y el arzobispo Romero.

Gracias por ser de la familia
de todas las personas que hoy han comenzado
a trabajar por sus hijos, por su barrio,
por su comunidad, por la gente más necesitada.

Dame unos oídos bien abiertos
para escuchar tu palabra en la Biblia,
en la conciencia, en los pobres...
y una voluntad decidida para ponerla por obra

No hay comentarios: