ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

19/11/16

El Dios de los vivos





 “No es Dios de muertos, sino de vivos; 
porque para él todos están vivos” 
(Lc 20,38)

Jesús afirma que la resurrección no es una simple continuación de la vida, sino una vida nueva y distinta, una vida de plenitud. 
Jesús te invita a asumir tu compromiso por la vida porque el Dios en el que crees es un Dios de vivos.
Es el Dios de la Vida. 


Dios nos sorprende continuamente con su amor
Jesús es el amor, es la Alianza, 
Él mismo es la Vida y la Resurrección


Resucítame, Señor, con tu Espíritu. 
Vivifícame, Señor, con tu Espíritu.
Transfórmame, Señor, con tu Espíritu.
Ilumíname, Señor, con tu Espíritu.
Para ser testigo de la vida en el mundo.

Señor: fortalece la esperanza de quienes han perdido a personas amadas.
Y de quienes tienen miedo a la muerte

No hay comentarios: