ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

6/5/16

Vive con alegría.




"Nadie os quitará vuestra alegría" 
(Jn 16,22)   
 
Compara Jesús su muerte y resurrección a los dolores de parto de una mujer y al gozo de ésta cuando tiene a su criatura entre los brazos.
Alegría y sufrimiento forman parte de la vida.
La referencia evangélica a la madre que está para dar a luz nos habla de ello como de dos realidades íntimamente unidas; y al mismo tiempo apunta a que el sufrimiento es camino hacia la vida.
Para los creyentes, es el camino de compartir cada día la muerte y resurrección de Cristo.
Nada ni nadie puede arrebatarnos el gozo profundo de saber que vamos hacia la plenitud de vida en Cristo resucitado.

- Señor Jesús, 
que sepamos ser solidarios 
con el sufrimiento del mundo, 
llevando siempre en el corazón 
la alegría y esperanza que tú nos das.

Cuando los discípulos vean el triunfo de Jesús y su presencia en medio, su alegría será permanente. 
Vive con alegría. 
La alegría es la mejor respuesta que puedes dar a Dios, la mejor fragancia que puedes ofrecer a los demás, el mejor abrazo que te puedes dar.

Señor, cada día me miras a los ojos para ver si estoy alegre.
Señor, cada día vienen a mí los tristes, 
ayúdame a darles tu alegría.     

”Francisco de Asís manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados. Amaba y era amado por su alegría, su entrega generosa, su corazón universal. 
Era un místico y un peregrino que vivía con simplicidad y en una maravillosa armonía con Dios, con los otros, con la naturaleza y consigo mismo. 
En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior” (LS 10).   

El continuo crecimiento no es la panacea que garantiza la solución a todos los problemas. 
Es necesario ser más creativos e invertir en un desarrollo sostenible. 
Ha llegado la hora de aceptar cierto decrecimiento en algunas partes del mundo aportando recursos para que se pueda crecer sanamente en otras partes. 
¿Seremos capaces de perder para que otros ganen?  

No hay comentarios: