ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

14/5/16

Dar testimonio




"Como el Padre me ha amado, 
así os he amado yo: 
permaneced en mi amor" 
(Jn 15,9)


Jesús nos pide 
que permanezcamos en el amor, 
comprometidos 
con los que están en las orillas, 
entregando la vida por ellos, 
sobreponiéndonos al cansancio 
y agarrándonos 
con fuerza a la esperanza. 

Cuando el amor se extiende por el mundo, 
se alegra el corazón del Padre.         


Orar es vivir la gozosa experiencia 
de la gratuidad; 
es dar a todos, 
gratuitamente, 
acogida, comprensión, 
ayuda, perdón, 
amor, unidad, 
un hueco 
para todos los que tienen 
sed del Agua viva.   
      

Gracias, Jesús, 
por elegirnos como amigos tuyos.

Enséñanos a corresponder 
a tu amistad y tu elección 
para que demos fruto 
abundante y duradero. 
Ensancha nuestro corazón 
a la medida del tuyo 
para que, 
viviendo en comunión contigo y los hermanos, 
alcancemos la felicidad 
de tus amigos para siempre. 


El Papa Francisco invita 
a todos a no tener miedo 
de realizar alguna tarea apostólica. 
Tarea que consiste en ser testigos 
de Jesús resucitado 
junto con toda la comunidad eclesial 
(Hch 1,15-17. 20-26).


En acoger la invitación de Cristo 
para participar en su amistad, 
vivir en la alegría de su amor 
y saberlo comunicar por todas partes: 
eso es lo que se espera de los apóstoles. 
El tiempo pascual que mañana termina, 
¿nos ha ayudado a reafirmar nuestra vocación apostólica?

• Haznos comprender, Señor, 
que no se puede ser cristiano 
sin ser apóstol y dar testimonio de ti.


 “Como el ser humano ha sido creado para amar, en medio de sus límites brotan inevitablemente gestos de generosidad, solidaridad, cuidado (LS 58).  

Desde hace tiempo se viene afianzando la tendencia a concebir el planeta como única patria y la humanidad como pueblo que habita una casa común. 
Somos una aldea global. 
Lo que les ocurre a unos, repercute en todos. 
Esto nos debe llevar a concebir un proyecto común para el mundo y la humanidad. 
En la manera de entendernos y de entender al mundo se manifiesta el amor de Cristo, en el que queremos permanecer y crecer. 

No hay comentarios: