ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

14/10/15

Haznos vivir nuestra vida como una fiesta sin fin



Pasáis por alto el derecho y el amor de Dios” (Lc 11, 42).

Jesús denuncia dos deformaciones religiosas de su época:

la vanidad y la hipocresía.

Se esmeran en el cumplimiento externo,

pero esconden un corazón 
del que ha desaparecido la justicia y el amor. 


“Haznos vivir nuestra vida, 
no como un juego donde todo se calcula,

no como una competición donde todo es difícil,

sino como una fiesta sin fin 
donde se renueva el encuentro contigo,

como un baile, 
como una danza entre los brazos de tu gracia,

con la música universal del amor” 
(Madeleine Delbrel).

«¡Ay de vosotros que abrumáis a la gente 
con cargas insoportables!» (Lc 11,46).

Un hermano que había pecado fue echado de la iglesia por el presbítero; y ‘abba’ Besarión se levantó y salió con él diciendo: «Yo también soy un pecador»…

Una vez, en Scete, un hermano cometió una falta. Tuvieron consejo y decidieron convocar al ‘abba’ Moisés. Pero éste no quiso ir. Entonces el presbítero envió a alguno a decirle: «Ven, que todos te esperamos». Se levantó y se fue con una cesta agujereada que llenó de arena y se la cargó a su espalda, y la llevó así. Los demás, que habían salido a su encuentro, le dijeron: «¿Qué es esto, padre?» El anciano dijo: «Mis faltas se van cayendo detrás de mí y yo no las veo; y yo ¿he venido hoy a juzgar las faltas de otro?» Al escuchar estas palabras no dijeron nada al hermano, sino que lo perdonaron.

‘Abba’ José preguntó a ‘abba’ Poemen,: «Dime cómo llegar a ser monje!». El anciano le respondió: «Si quieres tener paz aquí y en el mundo futuro, di en toda ocasión: Yo, ¿quién soy? Y no juzgues a nadie».

Un hermano preguntó al mismo ‘abba’ Poemen, diciéndole: «Si veo una falta en mi hermano, ¿está bien esconderla?» El anciano contestó: «En el momento en que escondemos las faltas de nuestro hermano, también Dios esconde las nuestras; y en el momento en que ponemos de manifiesto las faltas de nuestro hermano, también Dios pone de manifiesto las nuestras». (Padres del Desierto)


No hay comentarios: