ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

2/9/14

Antes de leer la Biblia

Oración para antes de leer la Biblia ...

Señor,
ayúdanos a abrir el corazón
a tu voz viva en la Biblia.
Infunde en nosotros
la presencia de tu Espíritu.
Abre nuestro entendimiento,
cambia nuestra puntos de vista,
sacúdenos de nuestras
seguridades falsas.
Enséñanos a confiar sólo en Tí
y en tu Palabra.
Haznos humildes,
aumenta nuestra
capacidad de escucha,
mantennos atentos
a las reflexiones
de nuestros hermanos.
Ayúdanos a descubrirte
en los demás.
Enséñanos a discernir
desde la mirada del Evangelio
la realidad que nos toca vivir,
y aquello que hay que denunciar
porque se opone al Reino.
Que no acomodemos tu Palabra
incisiva y verdadera,
a las ondas "light" de estos tiempos.
Danos la valentía de anunciar
tu presencia liberadora
en medio nuestro.
Que no diluyamos, Señor,
tu Palabra
que no la cambiemos
por un reglamento,
que no ahoguemos
su llamado al cambio,
que no tapemos su luz
con nuestras oscuridades.
Danos hambre y sed diaria
de tu Palabra en la Biblia,
la constancia
de la lectura cotidiana,
el esfuerzo por aprender
siempre más,
el deseo por acercarnos
a esa fuente viva
y recobrar las fuerzas
para luchar sin descanso
contra el hambre y la sed
que cercenan vidas
y ahogan esperanzas.
Que tu Palabra nos comprometa,
nos interpele,
nos conmueva desde adentro
y nos mueva
a practicarla sin demora.
Danos la luz de tu Verdad
para que tu mensaje
eche raíces en nuestro interior
y de frutos abundantes
de solidaridad
a los hermanos que hoy sufren.
Danos coherencia, Señor,
para vivir sin dobleces
el camino que nos muestras
cuando meditamos tu Palabra.
Prepara nuestra inteligencia
para entender lo que nos dices.
Ayúdanos a buscar en comunidad,
profundizar tu conocimiento,
y haz crecer nuestros compromisos
de llevarte al mundo
para hacerlo Reino.
Contágianos
la fe intensa de María,
maestra del evangelio
y testigo fiel de tu Palabra.
Jesús, Maestro Bueno,
habla que escuchamos,
llama que acudimos pronto,
invita que estamos dispuestos
para hacer tu voluntad
de vida plena
y de justicia verdadera.

 Marcelo A. Murúa

No hay comentarios: