ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

30/12/12

Que Jesús, María y José sean un ejemplo de la fe que hace brillar el amor y fortalece la vida de los hogares.
Por su intercesión, pidamos que la familia siga siendo un don precioso para cada uno de sus miembros y una esperanza firme para toda la humanidad.
Y que el júbilo de compartir la vida al amparo de Dios, que aprendimos de niños de labios de nuestros padres, nos impulse a hacer del mundo un verdadero hogar, un espacio de concordia, solidaridad y respeto mutuo.
Con ese propósito, acudimos a María, nuestra Madre del cielo, para que acompañe a las familias en su vocación de ser una forma entrañable de iglesia doméstica y célula originaria de la sociedad.
(Benedicto XVI)

No hay comentarios: