ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

15/9/10

¿Qué tengo yo?


Un inspector de hacienda  llego a casa de un pobre sacerdote y le pregunto:
"¿Que propiedades tiene usted?"
El sacerdote contesto:
"Soy muy rico! Primero, tengo VIDA ETERNA (Jn. 3, 16).
Segundo, tengo una MANSION en el Cielo (Fil. 4, 7).
Tercero, tengo PAZ (Fil. 4, 7).
Cuarto, tengo el AMOR de Dios que nunca falla! (I Cor.1...3, 8). 
 ¡Señor Jesús, que nuestra mayor riqueza seas SIEMPRE Tú!



Desde el corazón tengo que responder Señor, que Tú no eres lo primero en mi vida.
Hay otras cosas que antepongo a ti. Cuando te miro crucificado no puedo más que decir como Pablo: 
“Doy gracias a Cristo Jesús, nuestro Señor, que me hizo capaz, se fió de mí y me confió este ministerio”. (1 Tm. 1,12)

Es verdad, cuando uno experimenta en su vida la misericordia de Dios todo cambia.  Ese encuentro con Cristo cambió la vida de Pablo y también la mía.
Para todos hay por parte del Padre una oferta de salvación y vida en Cristo Jesús Nuestro Señor. 
Por eso  Los sacerdotes:
“Somos presencia de Cristo”.
“Hacemos injusticia cuando no damos a Dios”.
“Privamos de esperanza a los fieles cuando no les hablamos del Evangelio y de la vida futura”.

Gracias Señor por recordarme lo que tengo que hacer y punto; lo demás lo haces Tú.

1 comentario:

Patricia dijo...

Y por eso, los fieles que reconocen ese inmenso don en vosotros, nos entregamos CADA DÍA por vosotros, en mi caso, todo lo que permite Él en mi enfermedad.
"Por ellos, Padre, para que sean uno contigo".
La paz