ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

16/7/10

Un triunfo mayor que todas las copas del mundo.

EL HIJO DOWN DE  DEL BOSQUE, por Pedro Miguel Lamet

 A ese otro lado del fútbol pertenece también la historia de Álvaro, el hijo del entrenador Vicente del Bosque con síndrome de Down. Acostumbrados como estamos a medir todo por goles, fichajes o ligues de los futbolistas, olvidamos el trasfondo de sacrificio, lágrimas y alegrías, pequeñas o grandes peripecias personales que siempre hay detrás de toda fachada.
Me ha impresionado mucho el abrazo de Álvaro a su padre después del triunfo de la selección española. Y he querido saber. Reproduzco algunos párrafos de El País sobre Álvaro y su padre:
De los tres hijos de Del Bosque, hay uno, Álvaro, el mediano, que le cambió la vida. Nació el 6 de agosto de 1989 y Del Bosque, por aquel entonces, era entrenador del Castilla. Pocos días después, unas pruebas confirmaron que Alvarito había nacido con un síndrome de Down. “Al principio lloramos mucho”, confesó en una charla con Gemma Herrero publicada en el libro 39 historias solidarias alrededor del deporte. “Ahora cuando miro atrás pienso: ‘¡Qué gilipollas fuimos!”.
Para Del Bosque y sus amigos, no hay duda: Álvaro es un regalo que les concedió la vida. Ayer, en La Moncloa, Alvarito se enfundó una camiseta azul con el número 6 de Del Bosque. La cambió poco después por una roja con el 12 y antes de entrar al palacio se fundió en un abrazo muy emotivo con su padre, el seleccionador. Más tarde se le vio bromear con Xavi subido al autocar de los campeones. “Mi hijo es feliz y contagia felicidad. Es pícaro, pero no sabe qué es la maldad”, explica orgulloso. Del Bosque, convencido de que las cosas no suceden por casualidad, recuerda que cuando era jugador del Madrid, cada mañana les visitaba en el vestuario de la vieja ciudad deportiva un niño con idéntico trastorno que su hijo: “No recuerdo el nombre, solo que era muy divertido y le cogimos mucho cariño. A mí siempre me tocaba el bigote”.
Dicen que Álvaro es un muchacho encantador, pero eso no quita que sea muy crítico. Cuando Del Bosque era entrenador del Madrid, le recriminó agriamente que dejara a Casillas en el banquillo –“¡Joder, Alvarito, solo me faltabas tú!”, le contestó el padre- y antes de que cerrara la lista definitiva para el Mundial no hubo día que no insistiera en que no se olvidara de Güiza. “Se enfadó mucho cuando supo que el jerezano no jugaría el Mundial”, explican en el entorno de Del Bosque. Durante su estancia en Sudáfrica -el hijo pequeño acudió con toda la familia durante diez días, a presenciar dos partidos de la primera fase y la final- se convirtió en defensor a ultranza de Llorente y Javi Martínez. La explicación no es muy futbolera: se fue de safari con los familiares de los jugadores del Athletic y les cogió cariño.
Algo había yo adivinado en la mirada de este entrenador sobrio y sereno, y no sólo la contención castellana del salmantino. Sin duda era la aceptación y el crecimiento interior que es aceptar un hijo así.
Un triunfo mayor que todas las copas del mundo.

1 comentario:

Angelo dijo...

¿Sabes que es lo que más me llamó la atención de toda la celebración?El orgullo de un padre con su hijo. Me quedo con esa imagen. A mí me conmovió.Un abrazo