ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

8/1/17

Somos hijos de Dios




“APENAS SE BAUTIZÓ JESÚS… SE ABRIERON LOS CIELOS 
Y VIO QUE ELESPÍRITU DE DIOS BAJABA COMO UNA PALOMA 
Y SE POSABA SOBRE ÉL” 
(Mt 3,16).   

 El Bautismo nos hace familia de Dios: “un solo Señor, una sola fe, un solo Bautismo, un solo Dios y Padre”; convierte a todos los bautizados en la gran familia de los hijos de Dios.

El Espíritu hace vivir a las familias con el aliento vital de Dios, las llena de su amor y de su fuerza creadora, las envía a la humanidad para liberar, transformar y potenciar la vida. 
Con todas las familias de la tierra nos abrimos al Espíritu.    

“La alegría del amor que se vive en las familias es también el júbilo de la Iglesia” (AL 1).

"Cuidemos a nuestras familias, verdaderos espacios de libertad. 
Cuidemos a nuestras familias, verdaderos centros de humanidad” 
(Papa Francisco)

Hoy es un buen día para que  pensemos en qué se nos nota que estamos bautizados y renovemos nuestras promesas bautismales, que no son otra cosa que la aceptación adulta, por la fe, de nuestro compromiso cristiano, fiarnos más, disfrutar de todos y cada uno de los gestos en los que Jesús nos comparte su confianza total en su Padre.



Amado Señor, ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya...
 Inunda mi alma de espíritu y vida.
Penetra y posee todo mi ser hasta tal punto que toda mi vida solo sea una emanación de la tuya.
Brilla a través de mí, y mora en mi de tal manera
que todas las almas que entren en contacto conmigo puedan sentir tu presencia en mi alma. 
Haz que me miren y ya no me vean a mí sino solamente a ti, oh Señor.
Quédate conmigo y entonces comenzaré a brillar como brillas Tú; a brillar para servir de luz a los demás a través de mí.
La luz, oh Señor, irradiará toda de Ti; no de mí; serás Tú quien ilumine a los demás a través de mí.
Permíteme pues alabarte de la manera que más te gusta, brillando para quienes me rodean.
Haz que predique sin predicar, no con palabras sino con mi ejemplo, por la fuerza contagiosa, por la influencia de lo que hago, por la evidente plenitud del amor que te tiene mi corazón.
Amén.

Beato Cardenal John Henry Newman

 



 


No hay comentarios: