ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

15/11/16

Tengo que alojarme en tu casa



“Zaqueo, baja enseguida, 
porque hoy tengo que alojarme en tu casa” 
(Lc 19,5)

Zaqueo trata de «ver» quién es Jesús, conocerlo. 
La sorpresa es que Jesús conoce a Zaqueo por el nombre e interiormente («hijo de Abraham»).
Y para conocer a Jesús, él mismo debe recelarse como el que «ha venido a buscar y a salvar...»
Jesús, el Hijo del hombre salva lo perdido, lo despreciado, lo que no cuenta ante los ojos humanos.
Los que impedían a Zaqueo ver, sólo le conocen como pecador y, con su crítica, confiesan que tampoco conocen a Jesús.
Al conocer a Jesús, Zaqueo reconoce a los demás como hermanos con quien compartir y restituir.

- Haznos sentir, Señor, la alegría de saber que nos conoces personalmente; y de poderte conocer.

Cuando Jesús viene a habitar tu casa, a hospedarse contigo, te invita también a cambiar de vida, a ser compasivo, como lo es el Padre del cielo. 

Jesús, ven a mi corazón, siéntate a mi lado, desata mis egoísmos y avaricias.
Que tu salvación me haga misericordioso y solidario.

No hay comentarios: