ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

2/12/15

Jesús sana las heridas


Acudió a él [Jesús] mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel… (Mt 15, 29-37).   


¡Cómo se adueñan las heridas
de las personas
y de los pueblos!
Pero la semilla del amor
que Jesús siembra en la tierra
es más honda que las heridas y el llanto.
Jesús sana las heridas.
Pon en sus manos tus actividades inútiles,
tu agitación interior,
tus preocupaciones,
tu dolor y el de la humanidad.    
Jesús,
tú eres el manantial donde bebo,
tú la roca donde descanso,
tú la alegría que sana mis heridas.

“Señor, dame ojos
para que vea los problemas de mis hermanos.
Señor, dame ojos
para que vea el dolor de mis hermanos.
Señor, dame amor
para que me duela el dolor de los que sufren.
Señor, dame amor
para que reparta mis “cinco panes”.

No hay comentarios: