ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

31/10/15

Le atraen los corazones humildes.




“Porque todo el que se enaltece será humillado;
y el que se humilla será enaltecido”
(Lc 14, 11).
 Jesús conoce bien el corazón del ser humano 
y su ambición,
pero no quiere que nos equivoquemos.
A Él le atraen los corazones humildes.
María, eres el ejemplo más claro de los gustos de Dios.
Le gustó tu humildad;
por eso te ensalzó y ahora todos te llamamos bienaventurada. 


 Proclama mi alma la grandeza del Señor.
Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador,
porque ha mirado la humillación de su esclava.  

No hay comentarios: