ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

14/12/14

“Guardaos de negar al prójimo la limosna de la palabra”.

 El Evangelio de hoy nos lleva hasta las orillas del Jordán.
“Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan; éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe” (Jn 1,6-7).

También nosotros somos enviados para dar ese mismo testimonio, de palabra y con las obras. También nosotros hemos de ser una voz que grita en el desierto del mundo:
"¡Allanad el  del Señor!"(Jn 1,23).
Todos necesitamos seguir escuchando el Evangelio para descubrir el verdadero rostro del Señor, para comprender su corazón y sus pensamientos, para entender su misericordia y experimentar su fuerza de cambio. 
Si no descubrimos el rostro del Señor no sabremos ni siquiera hablarle. 
Seremos cristianos enfermos de afonía evangélica. 
Hay una responsabilidad de los discípulos en el no ser “voz” mientras hay tantos que esperan a alguien que indique al Señor. 
Gregorio Magno advertía a los cristianos: “Guardaos de negar al prójimo la limosna de la palabra”. 
El deber de la Iglesia y de todo cristiano se esconde por completo aquí: 
ser una voz que sabe hablar al corazón de los hombres para decirles que el Señor está cerca, que ama a todos y en especial a los más pobres. 
Por esto, a pesar de nuestra pobreza, podemos aplicarnos también a nosotros las palabras de Isaías: “El espíritu del Señor  está sobre mí porque el Señor me ha ungido. me ha enviado para dar la buena noticia  los que sufren,  ... para proclamar el año de gracia del Señor” (Is 61, 1-2). 
En el pasaje citado, Gregorio Magno añade: 
“De este modo, si no descuidáis anunciar su venida en la medida de vuestra capacidad, mereceréis ser considerados por él, como Juan Bautista, entre los ángeles”.




” 

No hay comentarios: