ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

20/12/12

A pocos días de la Navidad

¡ESTABA!
El cordero balaba dulcemente.
El asno tierno se alegraba
en un llamar caliente.
El perro ladraba
hablando a las estrellas.
Me desvelé … salí… vi huellas
celestes por el suelo florecido
como un cielo invertido.

Un vaho tibio y blanco
velaba la arboleda,
la luna reclinando
en un ocaso de oro y plata
que parecía un ámbito divino.

Mi pecho palpitaba
como si el corazón tuviese vino.

Abrí el establo a ver si estaba…
¡Estaba!


 (Juan Ramón Jiménez)

No hay comentarios: