ATARDECER

ATARDECER
Remar mar adentro

4/10/12

Sin Dios, el hombre se sumerge en el egoísmo.



"En la crisis actual, que afecta no sólo a la economía sino a varios sectores de la sociedad, la Encarnación del Hijo de Dios nos dice lo importante que es el hombre para Dios y Dios para el hombre.Sin Dios, el hombre termina por hacer prevalecer su propio egoísmo sobre la solidaridad y el amor, las cosas materiales sobre los valores, el tener sobre el ser. Es necesario volver a Dios para que el hombre vuelva a ser hombre. 
 
Con Dios no desaparece el horizonte de la esperanza incluso en los momentos difíciles, de crisis: la Encarnación nos dice que nunca estamos solos, Dios ha entrado en nuestra humanidad y nos acompaña". 


 Benedicto XVI  en Loreto hoy.

1 comentario:

Sacramento Rosales dijo...

Jo, como habla Dios, me maravilla. Precisamente ayer rezando las vispera y tras estas en una reunión con los catequistas, nos hablaban de ello, y hoy por si acaso no queria enterarme del todo... Benedicto y tú con él, me traeis el mismo mensaje al salón de mi casa, je,je, como es el Padre...
Un abrazo Juanlu.